La Revista de Vega de Santa María Nuestras Gentes

SITO, NO TE OLVIDAMOS

Mediado febrero nos deja Tomás y nos apena su ausencia. La noticia nos entristece pues la idea de no volverle a ver es difícil de asimilar.
De pequeño, de bien joven, dejó nuestro pueblo, pero nunca se olvidó de él. Eran frecuentes sus visitas a nuestro pueblo y realmente agradable la conversación con Tomás.
Ahora le pedimos, a la vez que nos unimos al dolor de sus hermanos y sus hijos, que se acuerde de nosotros desde el cielo y desde aquí, aseguraremos que nunca olvidaremos su sonrisa siempre encantadora, acompañada como no, a una interesante conversación.
Nuestro recuerdo se va a esas fechas de las procesiones de Semana Santa, de la que era tan devoto y de las fiestas del pueblo, donde siempre hizo piña con sus hermanos. Pero hay algo más: Siempre fue fiel al recuerdo amistoso de sus amigos y compañeros de juegos infantiles a los que tuvo siempre presente y ellos, en su memoria, recuerdan al joven que se fue a buscar su destino y al hombre que nunca olvido a su pueblo y a sus gentes.
El adiós a Tomás se junta con nuestra admiración y con el respeto que nos merece y no le olvidaremos nunca porque su pérdida nos produce mucho dolor.
Descansa en paz.

DESCANSE EN PAZ ESTER

El 22 de enero se ha enterrado en nuestro cementerio a Ester, quien fuera mujer de Iluminado y muy querida en nuestro pueblo al que nunca olvidó y siempre tuvo presente desde la cercanía de su domicilio en Hernansancho.
Ya descansa junto a su esposo. Sus hijos y nietos, la despidieron después de que la enfermedad agotara su longeva vida.
Ahora descansa su cuerpo y su alma, allá arriba, no dejará de mirar a nuestro pueblo y de prevenirnos de males como corresponde a un santo, pues en la vida de nuestra recordada Ester, sólo cabe la palabra santidad para definirla.
Ester era una de las nuestras y como tal la recordaremos y demostraremos nuestra cercanía a su familia.

DECIMOS ADIOS A SALVA

El pasado 20 de enero nos dejó Salvador Muñoz. La dolorosa pérdida de este nuestro vecino nos entristece sobremanera, pues no dejó nunca de estar vinculado a nuestro municipio, donde nacieron sus hijos, donde vivió muchos años y donde demostró ser una persona ejemplar.
Compartiendo su vida con Consuelo, hija de Vega de Santa María que siempre supo estar a su lado, tuvieron tres hijos, con los que de pequeños jugamos incansablemente en la plaza: Oscar, Raquel y Emiliano. A ellos les toca mirarse en el espejo de su padre, como lo están haciendo hasta hora y por eso son tan buenas personas que es lo más importante en la vida.
Salvador fue un trabajador reconocido, supo trasmitir su negocio en Velayos, heredado de sus padres, a sus hijos y eso es un mérito que ahora es el momento de agradecerle, pues no sólo es el ámbito comercial, sino el espíritu de ayuda que ha inculcado a sus hijos, la bondad y humildad, el saber estar y la cordialidad, que de él y de su esposa han aprendido.
Salva se ha ido y deja aquí su huella para que nunca le olvidemos y tomemos buen ejemplo de cómo caminar por la vida, con serenidad y fidelidad absoluta hacia los suyos.
Ahora luce una estrella más en el cielo y a él recurriremos para que interceda por nosotros y por nuestro pueblo.
Te tendremos presente en nuestras oraciones.

ADIOS AMIGO, ADIOS HERMANO

Adrián García González, nos dejó el fatídico día de 28 de diciembre de este maldito año 2020. Acabó su vida cuando menos lo esperábamos, cuando más disfrutaba de sus nietos que eran su tesoro, cuando estaba entregado a su familia, su mujer e hijas, a su trabajo, a sus amigos…
De Adrián nos despedimos con ese dolor que produce no volver a ver en esta vida a quien era para nosotros esencial en nuestras relaciones sociales, en nuestras tareas diarias, en nuestros recuerdos de infancia, de juventud y de estar en nuestra memoria siempre, pues a Adrián no se le puede olvidar fácil, porque quien le ha conocido no tiene mal recuerdo de esa persona que era para sus amigos, como un hermano.
Con 54 años deja la vida donde siempre la vivió, en esta tierra que quiso, en estas carreteras que condujo, apegado a los coches, al camión, a los trastos que siempre le apasionaron desde que de niño jugaba en la plazuela de Vega de Santa María, a la puerta de su casa, cerca de la mirada de su padre Adelaido y su madre Carmen. ¡Ahora estarás con ellos! Y con tu hermano Horacio… y jugarás en el cielo como cuando eras niño, a lo que tanto te gustaba: con los tractores arar las tierras, enganchar los remolques, colocar aperos, al lado de Ina, de Andrés y de tu hermana Tere, con la que competíamos a tirarnos por la cuesta de tía Pepa. Maribel era más pequeña…
¡Como duele Adrián despedirte! ¡Cómo pesan aquellos recuerdos de los juegos infantiles y de nuestras correrías de juventud! ¡Demasiadas anécdotas para olvidarte! No se olvida a un hermano.
Te prometo que algún día contaré a Adrián y a Pablo, tus nietos, como era su abuelo: el más guapo, apuesto, agradable, simpático y cordial de todos los mozos que salían cada sábado por la noche a aquellas discotecas a aquellos bares y en cada sitio dejabas conocidos, luego amigos y siempre compañeros aliados para el resto de la vida. Aunque la semana hubiera sido muy dura de labores, aunque al día siguiente hubiera que rendir al máximo… El trabajo no te asustaba, tu amistad no se rifaba.
Les contaré también como te hiciste un hombre bueno, muy bueno, hasta que apareció en tu vida Eladia, tu mujer ¡Y de bueno te hizo el mejor! Y llegó Carmencita, aquella pizca que te volvía loco. Luego Tamara: dos hijas, dos joyas. Ellas aprendieron de sus padres el amor al trabajo, la entrega a la familia y el compromiso con los demás y eso Adrián, no lo olvidarán nunca.
Estarás presente siempre en nuestro recuerdo y te admiraremos eternamente por la gran cantidad de amigos que has dejado aquí abajo, signo de lo buena persona que fuiste y del amor que todos te tenemos.
Descansa en paz.

DESPEDIDA A AZUCENA

Más dolor, más duelo, más despedidas que nunca quisiéramos dar. Nos deja Azucena en estos malditos días últimos de noviembre y nos deja escrita una lección de vida que ha sido la entrega incondicional a sus hijos y su familia.
El dolor por la pérdida de un ser querido, no tiene comparación a ningún otro dolor inmaterial. Perder una madre es trágico y duele muy dentro. Azucena era esa buena madre que se va ahora de los brazos de sus hijos, pero muy agarrada al alma de ellos.
Teo y Juan Antonio, Azucena y Ángela, pueden estar muy orgullosos de su madre que en la vida sufrió y luchó como nadie, tomando el relevo del cuidado de sus hijos cuando eran pequeños, de sus mayores cuando fueron ancianos y de su marido cuando la maldita lotería de la vida le iba mermando la movilidad. Le tocó ser heroína en esta vida y vaya si lo fue.
Azucena se va ahora del lado de sus hijos en este valle de lágrimas terrenal; de sus nietos, que son un tesoro que deja aquí abajo para que pongan en práctica todo lo que aprenden y aprendieron de sus padres y les trasmitió ella cuanto pudo y que nunca deberán olvidar.
El cielo está lleno de héroes que se hicieron aquí abajo: Azucena es la prueba. Descanse en Paz.

DOLOR POR PERDER A JUAN MARI

¡Adiós Juan Mari! Adiós amigo. ¡Cuánto duele decirte adiós aún sabiendo que vas camino de un sitio mejor! Qué dura va a ser tu ausencia para los que quedamos aquí manteniendo vivo tu recuerdo. Para tu mujer Rosa, para tu hijo Héctor, para tus hermanos José Ignacio y Araceli; para tu madre Ascensión… ¿Por qué ha tenido que ver ella tu muerte? ¡Cuánta crueldad con tu despedida! No hay resignación, no puede haberla, ni consuelo momentáneo: Sólo oración de súplica, de fe para agarrarnos a algo que palie nuestro dolor y el de los tuyos. ¡Ya basta de tanta injusticia! ¿Es así la vida?
Juan Mari nos deja sin avisar, sin adelantarnos esa llamada que hace Cristo a los que se lleva con Él a su lado. Y es imposible olvidar su cercanía, su simpatía, el amor a lo suyos y la entrega a su familia y a nuestro pueblo.
Nunca olvidaremos tu dedicación al monte de Sansáez, heredada de tu padre esa afición y el amor a esos montes y esas encinas. ¡Mejor homenaje no podías hacerle! Y ahora tampoco nosotros olvidaremos ni quitaremos nunca de nuestra memoria que siempre estuviste aquí, entre nosotros, con tu coche lleno de leña para tu madre, con tus visitas para que ella no estuviera sola, comiendo con ella, cuidándola, que te sintiera cerca.
Juan Mari era y siempre será uno de los nuestros, desde que viniera tan pequeño a vivir entre nosotros y se ganara nuestro cariño y nos estregara el suyo… y aquellos juegos en la plaza, en el caño Grande donde viviste, y el equipo de fútbol, y salir de fiesta y tu boda, y vivir en la calle Barreros con Héctor tan pequeño y tú tan entregado como padre, como esposo, como hijo, como yerno, como hermano…ADIOS JUAN MARI.

Segundo ponte bueno

Segundo es el mayor de diez hermanos, la familia más numerosa de Vega de Santa María y también una de las familias más agradables y formidables que podamos encontrar.
Segundo estaba malito y necesitaba un trasplante de hígado para recuperar la salud. Sabemos que los trasplantes son complicados y esas operaciones difíciles, pero lo más difícil es encontrar un donante compatible. Segundo lo ha encontrado y a finales de este mes de octubre ya ha pasado por el quirófano y su operación ha sido un éxito, ahora sólo queda que se recupere bien y podamos disfrutar de su compañía pronto, pues Segundo está siempre en el corazón de todos, pues es una persona muy cercana, amante de su pueblo, de nuestras gentes y de todos los que le queremos.
Ojalá pronto le veamos paseando por las calles de nuestro pueblo y disfrutar de su presencia entre nosotros, así que Segundo, ahora toca ponerse bueno.

Despedida a Modesto

Con dolor y sorpresa recibimos la mala noticia de que nuestro vecino Modesto nos dejaba. ¡Qué silencio en la Vega! ¡Cómo se viven en nuestro pueblo estos dolorosos y duros momentos de su ausencia!
La vida de todos nosotros en Vega de Santa María, ha estado vinculada al primero de nuestros vecinos, que nos representaba, que llevó el amor y la dedicación a su pueblo hasta el máximo grado de entrega.
Su ausencia nos lleva al vacío y a echar de menos a quien siempre estuvo a disposición de los habitantes del municipio.
Modesto nos deja y lamentamos la terrible pérdida, uniéndonos al dolor de su familia. Su recuerdo permanecerá en nuestra memoria y su legado y el espíritu de entrega a nuestro pueblo, será siempre reconocido para engrandecer nuestro municipio.
La persona de Modesto será rememorado por muchos y su nombre irá siempre unido al de nuestra localidad.
Ahora, desde el cielo, seguro que Modesto está mirando a nuestro pueblo y deseándonos lo mejor. Por eso nuestro pueblo, hoy está en silencio, con un nudo en la garganta, echando de menos a Modesto. Silencio que evoca su ausencia en calles y plazas… Silencio que esperamos que se rompa con un redoble de tambor… De aquellos que nos ponen los pelos de punta y traen la emoción a nuestros corazones, como los que sonaban saliendo de sus manos en los repiques en fiestas, en la misa, en las dianas y allí donde se oía la presencia de una dulzaina.

Ha muerto tío Berna

El pasado 3 de septiembre nos dejaba Bernabé Canales. Desde que murió su mujer no quería otra cosa más que dejar de vivir. Se le agotaba la vida, la esperanza de tener buena salud y quedaba mermada la vitalidad que siempre había tenido. ¡Cómo quería a la Vega! No olvidó ni un solo momento aquellas tierras que trabajó desde chico con su tío y con su padre. Aquellas que tanto amó y quiso. Aquellos pinares. Aquellas viñas agotadas que se convirtieron en tierras cerealísticas.
Desde su vida laboral en el Banco de España, no dejaba de mirar el campo de Vega de Santa María, de preguntar a mi padre y a mi madre por tal o cual tierra, por la sementera, por la cosecha, por el trigo, cebada, girasol, por los tractores, por los abonos... Era tan conocedor de las cosas del campo que nada le llenaba más y alegraba su espíritu que las buenas noticias que le pudiéramos dar del cultivo de las tierras.
Bernabé era un buen hombre, muy familiar y amante de los suyos, volcado siempre en aportar todo lo que pudiera para cualquier cosa que se necesitara y, aunque venía poco pues no conducía, no olvidó nunca sus orígenes ni el lugar que le vio nacer, ni las gentes con las que compartió su infancia, ni a sus hermanas, con las que se crió de niño.
Bernabé se ha ido, agotado y cansado, después de una dura jornada de trabajo, la de la vida, que le lleva a descansar en el cielo, desde donde no dejará de echar una mirada a esos campos que siempre amó.
¡Qué duro hacer de padre cuando eres abuelo! Pues también le tocó en la vida sufrir la muerte del marido de su hija, dejando a sus nietos bien pequeños y que buen maestro ha sido para ellos, pues en ningún momento de su vida se han apartado los nietos del abuelo, y ya podían sus fuerzas flaquear que no le faltaron unas caricias ni un agarrón de manos de sus queridísimos nietos, ni un montón de besos que le han hecho más difícil despedirse de la vida, pues si el amor a la tierra era grande, el de sus hijos y sus nietos lógicamente era mayor.
A su lado se respiraba bondad, en las conversaciones telefónicas te transmitía esperanza y alegría y siempre te dabas cuenta que estabas ante un hombre cariñoso, generoso y afable.
Mi tío Berna se ha ido dejando la sensación de que quería irse, pero con la tranquilidad de saber que todos estábamos bien y ahora le necesitábamos menos. Ahora que empieza a vivir en la otra vida, la celestial, la Eterna, Bernabé no deja de ser sino una imagen en la que reflejarnos y un modelo a seguir, pues a todos los que nos gusta el campo y la familia, estamos más cerca de comprender donde está la felicidad cuando se vive como vivió Bernabé.

Nos ha dejado Antonia

La muerte la ha llegado a su residencia de Segovia donde ha vivido los últimos años. Pero a mí me gusta recordarla cuando vivía en la Vega, cuando sus hijos Pedro, Santiago y Toño eran pequeños, cuando su casa, recién construida, estaba plagada de flores, de tiestos que te alegraban el barrio con su colorido y Antonia, con su sencillez característica, hacía de buena vecina cuidando a sus hijos, su marido, su casa, dando ejemplo a los pequeños de como había que comportarse en la vida. ¡Y vaya si lo consiguió! Qué fácil recordarla barriendo la puerta, regando los tiestos, visitando a los vecinos, bajando a misa, pues Antonia era muy religiosa.
De su infancia, me recuerdan, que era la primera en la escuela, la que mejor asimilaba los conocimientos que impartía la maestra, la más aplicada en las tareas y la más eficiente en el aprendizaje.
Razones tienen por tanto sus nietos y sobrinos para alcanzar las más altas cotas en los estudios universitarios, también sus hijos, que supieron demostrar todos y cada una de aquellas esenciales pautas de comportamiento que les dieron sus padres.
Antonia vio la muerte de su hijo Santiago, por esos ramalazos crueles que da la vida y que nos dejan bien claro que no hay justicia en la tierra. Al dolor que supone la muerte de un hijo, se suma la pena compartida con su nuera Mari Carmen de ver a sus dos nietos tan pequeños sin padre.
Todo ese sufrimiento lo llevó Antonia con resignación y ese dolor la marcó bastante como a cualquier otra persona en su situación.
Pero Antonia era una mujer buena por los cuatro costados y eso hacía que la quisiéramos mucho y que no la olvidáramos mientras estaba en aquella residencia de la tercera edad de Segovia, donde su hijo Pedro la visitaba a menudo y le podíamos preguntar por ella. Llegó la enfermedad y luego la muerte para acercarse a sus seres queridos desaparecidos, dejándonos aquí abajo con la añoranza de su persona, las ganas que teníamos de volver a verla.
Antonia se nos va con el final de agosto y solo nos queda tenerla presente en nuestras oraciones para que desde allá arriba interceda por nosotros, para que aquí abajo seamos más buenos y nos parezcamos un poco más a como ella era.

Adiós Lupita

Lupita nos deja y al marcharse se apena nuestro corazón. ¡Qué rabia da que una buena persona, una buena madre, una buena esposa viva solo en el recuerdo y no podamos contar ya con su presencia y la felicidad que nos proporcionaba tantos ratos agradables que junto a ella y su marido hemos vivido!
¡Qué mala suerte tu pérdida! ¡Qué mala noticia tu ausencia!
Ahora lamentamos no haber charlado un poco más, no haber compartido un poco más nuestro tiempo, porque siempre pensábamos que íbas a estar ahí, donde están los buenos, donde están las mejores personas como tú. Y ahora nos queda disfrutar de los tuyos que están aquí abajo, de tus hermanas, de tus primos, de tu hija, de todos aquellos a los que nos apetece darles un abrazo fuerte en tu nombre, el mismo que nos hubiera gustado darte a ti Lupita, que no vamos a dejar de hacerlo a través de nuestras oraciones.
Acuerdate desde el cielo de nosotros y de nuestro pueblo, de todos los que te queremos, te añoramos y te echaremos de menos.
Descansa para siempre y haz que tu ausencia sea más llevadera para los tuyos.

Que alegría volver a veros

Es un placer que estéis de nuevo con nosotros. Se os ha echado de menos y os hemos añorado mucho. El pueblo estaba tan triste con las casas cerradas y tanto silencio que producía hasta temor “¿Por qué no venís? ¿Por qué no os escapáis y entre todos matamos al bicho?” pensábamos desde aquí y deseábamos que volvierais.
Ahora es una gran alegría ver las puertas de las calle llenas de vida y de gente, vosotros, en tertulia disfrutando del maravilloso clima que se respira en la Vega en verano.
Habréis visto que el pueblo va cambiando un poco, que Pedro y Cielo lo tienen verdaderamente limpio y cuidadas todas las calles y que estamos de obra haciendo otra casa rural… así acogemos a todos aquellos forasteros que quieran vivir unos días entre nosotros.
¿Sabéis lo que dicen? Que qué pueblo más bonito tenemos, tan tranquilo, con las calles tan amplias, y con buenas casas…
Ahora también podrán decir que qué gente tan guapa vive aquí y de esa gente guapa, vosotros sois parte.
Así que bien venidos amigos a Vega de Santa María, a vuestra casa. Esperemos que la hayáis encontrado bien cuidada.

¡Que ganas de volver a veros!

¡Que triste está el pueblo sin vosotros! Esta maldita pandemia que nos tiene encerrados en casa está poniendo de manifiesto lo importante que sois vosotros en nuestras vidas y en nuestro pueblo.
Vosotros, los que vivís en Madrid y tenéis el pueblo en el corazón, sois imprescindibles para nuestro desarrollo social y para mantener nuestras tradiciones culturales y nuestra vida en la localidad.
¡Qué tristeza produce ver las persianas de vuestras casas bajadas! Sabemos que estáis bien y nos hablamos y nos llamamos por teléfono y nos deseamos que triunfe la salud.
Pero lo que realmente queremos es que volváis al pueblo, pues por aquí nada es lo mismo sin vosotros…
Estrella, Dorita, Juan y Fermín; Carmen y Mari Carmen, que alegran la calle Concepción con Javi y Yolanda; Antonio y Reme, Alonso, Paqui y José; Juli y Javi, Marianín y Mari Luz y sus peques; Luis y Mati, Chus y Gerardo y Clara y José Carlos, Miguelín, Guille, Mª Jesús, Juanjo, Pedro y Sofía, Eustaquio, Juanjo, Susana, Marta y Susana Mayoral. Luis y Eloisa, Laurita, Félix, Enrique, Juan Carlos, José Andrés, Carlos, Javi, Mª Cruz, Nuria, Óscar, Rubén… Lola y Pascual, Óscar Aldea, Iván, Alexis, Mario, Diego, Álvaro, Carlitos, Jorge, Esperanza, Maite… Miguel y Pili, Arturo…. Y tantos otros que estáis, yo lo sé, deseando también venir.
Os queremos aquí. Cuidaros mucho y desde el mismo momento en que se vaya este maldito virus, os venís que nos encontrareis con los brazos abiertos.

50 CUMPLEAÑOS DE GUSTAVO

Capitulo I

A nuestro amigo Gustavo se le reconocen muchas virtudes, pero de las mejores cosas que tiene, son sus amigos, por la entrega y el compromiso que demuestra con ellos, estando siempre listo para servir y ayudar en lo que necesiten, se fomenta la amistad y Gus nunca falla...
Su cumpleaños es el 31 de marzo y este año 2020 celebraba su cincuenta aniversario.
Entonces sus amigos, decidieron hacer que ese último día del mes de marzo, fuera un tanto especial para él y que debían darle una gran y agradable sorpresa.
Se pusieron manos a la obra y empezaron a rebuscar entre sus familiares y amistades cuantos se apuntaban a celebrar su cumpleaños y hacer una fiesta que no podría olvidarse nunca.
Hasta 21 personas se comprometieron a pasar ese bonito día a su lado y prometieron guardar silencio y no revelar el secreto de la fiesta para que la sorpresa fuera descomunal.
Todo estaba listo y preparado y cada uno aportaba además de su presencia, un poco de lo suyo y así, entre todos, se construyó una fiesta que sería un hito inolvidable en la historia de las fiestas mundiales: Estaban contratados los músicos, el local, los camareros, la cocina para el ágape, la comida, comprado el vino, comprados los regalos, construido el photocall y a punto de sacrificar la vaca que nos íbamos a comer. Entonces…
Llegó el Covid 19, al que nadie había invitado y que se dispuso a joderlo todo. Con él, Fernando Simón, Illa y Pedro Sánchez, entonando una canción que todos conocíamos desde pequeños: “Por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas…” Empezaron a contar mentiras y minimizar los riesgos de una pandemia que todos sabéis como llegó: El virus trajo la enfermedad y la muerte de muchos de los nuestros, tuvimos que quedar encerrados en nuestras casas en un confinamiento que como consecuencia a lo que nos ocupa, canceló la bonita cita que teníamos para celebrar la gran fiesta.
Continuará….

A Emilio

En estos días nos ha dejado Emilio Jiménez. En su camino al Cielo donde se encontrará con su mujer Amparo, con sus hermanos Juan y Pepe, inseparables en la tierra y allí muy unidos también, con toda seguridad. Verá a su familia y le participarán de cómo le queríamos aquí abajo, aunque ellos ya lo saben bien.
Porque aquí ha dejado mucha gente que le estima y que le quiere, todos aquellos a los que él quiso durante su vida y que fueron muchos, muchísimos, pues Emilio siempre repartió cariño, cercanía y respeto por los demás. Siempre actuó a favor y nunca en contra de nadie pues en su corazón no cabía ni la envidia, ni ninguna rivalidad mundana.
Ha dejado amigos y muchas personas agradecidas que le recordamos siempre y le echamos mucho de menos, pues no nos acostumbraremos a no contar con su bondad, la ternura y la humanidad de un hombre que nunca hizo mal a nadie que era amante de sus vecinos, de su pueblo y de todo lo que le rodeaba.
Recordemos su respeto a la naturaleza, su amor a los animales y el simpático hecho de dejar para que comieran las aves, las barreduras de la cosecha cuando se recogía la era y era más difícil para estas encontrar alimentos.
¡Qué hombre tan bueno nos deja! ¡Cuántos recuerdos vienen a nuestra cabeza rememorándole! Su figura imborrable y sus trabajos en el campo, junto a sus hermanos y con su tractor, quedarán siempre a nuestro lado como recuerdo de los que vivimos y compartimos con él aquellos tiempos.
Emilio trasmitía paz y cordialidad, virtudes estas, que sólo corresponden a esos hombres especiales de los que no nos gustaría despedirnos nunca. Sus hijos heredarán con seguridad estas virtudes pues las han conocido siempre en sus padres. Ellos, Mari Carmen y Fernando, con sus familias, han luchado estos últimos meses contra la enfermedad de Emilio y han estado a la altura que su padre merecía, pues de esta forma le agradecen todas las enseñanzas que con su ejemplo, les ha dado y sin duda les servirán de mucho en la vida. A ellos vaya nuestro cariño y nuestro pesar por su pérdida.
En nuestra memoria estarás siempre Emilio.

Decimos adiós a Odón

Agarrados a tu recuerdo Odón, nuestra alma se entristece y un nudo en la garganta nos aprieta y nos acongoja, nos agobia y nos produce una pena grande, pues tu ausencia nos produce dolor.
Tú querías a nuestro pueblo y lo demostrabas siempre que venías, con tu alegría cuando nos saludabas y nos preguntabas cómo estábamos. Y esa sonrisa no la olvidaremos, pues era sincera y el aprecio que nos tenías era verdadero y se notaba, como se nota a un hombre de bien, a un buen ciudadano que no esconde la satisfacción de volver a vernos y se ve como te mira con aprecio poniendo de manifiesto que está a gusto entre nosotros.
Eso pasaba cada vez que venías a la Vega, a nuestro pueblo, a tú pueblo. Demostrabas que el amor a tu mujer, Sonsoles, significaba querer también todo lo suyo y Sonsoles es de la Vega, también de las gentes y los vecinos de nuestro pueblo, de vuestra casa en nuestro pueblo. Y de ese amor y esa entrega a ella, surgía esa sincera alegría que emanaba de ti y que nos llegaba de inmediato cuando nos saludabas.
Imposible olvidar tu figura en tus paseos por las calles de aquí, tu acento natal que no has perdido nunca, pues eras hombre de convicciones firmes y fuertes, leal, servicial y amigo de solucionar problemas y hacer favores.
No podemos tener mejores amigos que gente como tú. Por eso nunca saldrás de nuestro recuerdo y nos quedaremos con ese gran hombre que eras Odón, con esa estupenda persona con la que daba gusto tratar, bien formada, bien educada, con conocimientos y la virtud de animar y alegrar a cualquiera que conversara contigo.
Has sido capaz de trasmitir a tus hijos esos grandes valores que anidaban en ti: Odón y Ramiro, sabrán bien aprovechar tus enseñanzas y tus buenos principios y deberán estar siempre orgullosos de su padre que en su caminar por la vida dejó siempre ejemplos a imitar… Y así se lo trasmitirán a sus hijos, a tus nietos, a los que podrán hablarles de que el abuelo era aquí muy querido, admirado y no le olvidaremos nunca.
Por eso Sonsoles no quedará sola, aunque sienta el vacío y el dolor de la ausencia de Odón, pero debe servirla a ella, el recuerdo y el cariño de todos nosotros y la admiración que tenemos al que siempre hemos considerado como un gran hombre, pues Odón lo era de verdad y a él le pedimos que desde el cielo, mire a los suyos, los proteja e interceda por nosotros, pues los suyos, somos sin duda nosotros.
¡Adiós gran amigo!

Despedimos a José Jiménez

José Jiménez es Pepe el del bar. Se ha marchado el tres de abril desde la residencia donde pasaba sus últimos días, viviendo en su mundo, seguramente más feliz que el que nos está tocando vivir.
Pepe nos deja para acompañarnos desde el cielo y para que le recordemos siempre pues fue mucho lo que nos dio cunado estuvo entre nosotros.
Luchador, emprendedor, fantástico comercial, no conoció el paro ni la derrota, pues no le faltaron hazañas en que embarcarse ni pulsos que echar a la vida.
Pepe tuvo a Caridad, su mujer, a su lado siempre, y a sus hermanos, pero es que su empuje era tan grande, que no ha conocido la Vega hombre tan polifacético y capaz de hacer florecer tantos emprendimientos por lo que fue tan popular, y querido por su valentía y arrojo.
Buen padre y luchador por su familia, Pepe era conocido por todos. Tengo que contar que a mí me abrió muchas puertas en mi trabajo en la funeraria: Sólo hacía falta decir que era de Vega de Santa María, para que me dijeran que de allí conocían a Pepe. Hizo popular su pueblo e hizo gala de buen veguero. Eso lo comenté varias veces en nuestras conversaciones, pero lo más curiosos fue cuando un día le dije que había visto en los archivos del Ayuntamiento que él había construido el trasformador de la luz del pueblo y me habló de su reforma, de elevar la altura, de hacer los arcos y de dar soluciones a la mismísima empresa de la luz, para que no hubiera cortes en el suministro. Otra vez descubrí en un libro de la biblioteca que hablaba de casonas de la Moraña, como la casa de Valeriano que él había levantado, que tenía un reloj de sol en el hastial sur: me contó la historia que en otra ocasión os participaré y descubrí que era un apasionado de la construcción y de todo lo que hacía.
Pepe nos deja y perdemos a ese hombre sabio, valiente, capaz, emprendedor y con arrojo que siempre llevó el nombre de su pueblo allá por donde parara. Se va un hombre y se va un sabio. Nos deja un hueco en el pecho que duele y que sin duda llenaremos con oraciones y ruegos para que desde arriba nos eche una mano que tanto necesitamos.
Descanse en paz.

Se nos fue Luís

En silencio, sin molestar, en la madrugada del 30 de marzo Luís Aldea, nos dejaba. Sorprendía la noticia porque no queremos desprendernos de la presencia y amistad de un hombre como Luís, tan bonachón, tan sencillo, tan conformista, tan dispuesto a hacer un favor, aunque la mayoría de las veces no hacía falta que se lo pidieras, pues su sensibilidad, su visión de la realidad que nos rodeaba y su afán de servicio, eran suficientes para adelantarse con su ofrecimiento a las necesidades que tuviéramos.
Amante de su familia como pocos, adoraba a sus hijos y nietos, siempre al lado de su mujer, a la vista de ella, a su cobijo, admirando a Teodora, pues Luís conocía de lo importante de su apoyo para ella y de ella para él.
Se le veía por el barrio en su paseo matutino donde no le faltaba tiempo para que paseara a la perra de sus hijos y lo que hiciera falta por ellos. ¡Como le vamos a añorar! ¡Que doloroso vacío deja su ausencia!
A un hombre bueno como era Luís, se le suman otras virtudes como la de ser avispado conocedor de la gente de su pueblo. Por eso, sin maldad ninguna, sabía poner el dedo en la llaga de los problemas de nuestra comunidad y la solución más justa, pues carecía de interés particular que empañara sus argumentos. Siempre pensaba en todos y para todos y no se le conocía crítica mala hacia nadie, pues ante todo era una persona constructiva, de fácil y amena conversación y con ese deseo que despertaba de darle un fuerte abrazo pues su amistad era un verdadero don que disfrutábamos y que ahora duele no tenerle.
Eso y su afán de servicio, de ayuda a los demás, de saberse querido y que estaba en el corazón de todos nosotros, hacía que nunca nos fallara, pues era un hombre grande como persona y con un espíritu también grande que sin duda han heredado sus hijos.
Por ello, la ausencia de Luís, no puede restar que en su ventana en ocasiones, esté siempre presente la bandera de España a quien sirvió con tan buena fidelidad, ni la flor de Pascua, ni el estandarte con el Niño Jesús que nos anuncia la Navidad. ¿Se puede de alguna manera resumir mejor sus buenos valores?
Luís, Oscar, sus mujeres y sus hijos, tienen la obligación de recoger las enseñanzas que les han mostrado su madre y abuela Teodora y este gran hombre, este “buen tío” como le definía Oscar, que sin duda era Luís Aldea, al que siempre tendré en mi memoria y desearé darle aquel abrazo. Descanse en paz.

La ausencia de Alfredo

El 3 de marzo de este 2020 Alfredo nos dijo adiós. Ese día acabó la lucha con su enfermedad a la que siempre había vencido con el optimismo y la buena disposición, porque era sabedor, como en todas las facetas de su vida, que con ilusión y buen ánimo se consigue el éxito.
Alfredo nos deja causándonos un gran vacío en nuestras vidas, pues era muy fácil acostumbrarse a un hombre afable, siempre dispuesto y sobre todo, y esta era su principal característica, muy inteligente y capaz de resolver cualquier problema.
Desde su llegada a la Vega fijó con todos sus vecinos su compromiso de servicio y sabiduría para cuantos la reclamaran.
No solo en la agricultura fue un maestro, sino que además en el compromiso con su pueblo, fue donde mas palpable dejó su actividad: su paso por el ayuntamiento por su capacidad de servicio sin apegarse al poder, sabiendo retirarse a tiempo Pero sobre todo Alfredo fue el motor mas importante en la recuperación de la Cooperativa Asunción de Nuestra Señora. Su entrega y sus conocimientos hicieron que esta asociación que estaba olvidada, volviera a tener sus estatutos, su presidencia, una gestión limpia y pura de sus presupuestos, que se rehabilitaran sus campos, prados y el Corral de las cabras y la Panera del Marqués. Esa obra ahí queda y quedará para siempre, pues por eso le recordaremos también y por ello todos los agricultores de Vega de Santa María, deberán estar agradecidos a Alfredo.
Su pérdida es muy importante para todos, porque su ausencia y el vacío que deja ya se nota, causa angustia en todos los que le queremos y le echamos de menos cuando le queremos ver subido en el tractor, saludando afable, cuando se dirigía a los campos que eran su vida, su pasión y la materia que mejor dominaba y sobre la que tanto nos ha enseñado.
Como hombre y padre ejemplar deja una familia unida, con todos sus hijos viviendo en Vega de Santa María, su pueblo, al que tanto ha querido y bien que lo ha demostrado. Su esposa Maite, ha sido un apoyo fundamental en esta labor de padre y esposo y sus hijos Susana, Alfredo y Eva, tendrán en ellos un referente claro para sus vidas y un espejo donde mirarse, sabiendo que ha sido un ejemplo para muchos que le admirábamos y del que siempre teníamos algo que aprender.
Alfredo era más que un hombre de campo, un hombre cuyos conocimientos no solo procedían del estudio sino de la observación y ¡qué pocas veces se equivocaba! Todos esos conocimientos los ha sabido transmitir perfectamente a su hijo y también a su nieto, que formarán una sólida cadena de continuación en la bendita labor que hizo su padre y abuelo.
Su amor a este pueblo, al campo y a la naturaleza le llevó a poner su inteligencia al servicio del bien común así, en silencio, sin grandes alaracas, haciendo las cosas porque eran buenas para todos.
Recordaré una anécdota: en el cerro del camino de la Goyá hay una encina solitaria que se ve perfectamente desde el pueblo. Hoy es grande y frondosa, pero hace unos años estaba lánguida y agonizante. Todo el mundo la veía, todo el mundo sabía que esa encina iba a secarse y todo el mundo se consolaba diciendo que estaba enferma y que nada se podía hacer por ella. Fue Alfredo con su hijo, quien podó aquella encina, cortando con maestría ramas enfermizas, dejando que el aire transitara entre sus hojas y que el sol nutriera aquella planta. Tardó muy poco la encina en rejuvenecer y fortalecerse y hoy es un maravilloso ejemplar característico del campo de Vega de Santa María. Esa encina desde entonces siempre la hemos conocido en mi casa como la encina de Alfredo. Hoy en homenaje a nuestro siempre añorado Alfredo, he colocado una piedra al pie del árbol, donde dice "la encina de Alfredo", para que sea recordado siempre. También le he dado un abrazo a su tronco, el que me hubiera gustado ofrecerle a él para despedirle. Desde el cielo le oído decir gracias.
Te recordaremos siempre.

Gracias Maruja

Este 8 de julio nos ha dejado Maruja. Se nos va la mujer mas cordial, mas amable, mas sociable y mas amiga de hacer favores que hemos tenido en Vega de Santa María.
Desde que volvió a su pueblo con sus hijos pequeños siempre ha tenido por bandera el ayudar a los demás y servir a sus vecinos. La larga enfermedad, los errores médicos y el sufrimiento que has padecido Maruja, no te lo merecías. ¡Cómo nos hubiera gustado volver a verte por aquí! Pues solo con tu presencia y con tu perpetua sonrisa nos levantabas el ánimo y nos hacías sentirnos orgullosos de vivir en nuestro pueblo al que tanto querías y como tantas veces demostraste.
Fuiste con Fernado protagonista de una época que nunca olvidaremos en la Vega, pues con vuestra ilusión, esfuerzo y amor por los demás, nos llevásteis a todos los vegueros a disfrutar de la época mas floreciente de nuestra vida. Estaréis siempre presentes en la memoria de los niños y tú, Maruja, que siempre te preocupabas por los demás, tendrás siempre un hueco en nuestra memoria y en nuestros corazones. Ahora que estás mas cerca del Padre dile que cuide de nosotros y que libere a nuestro pueblo de desgracias y de malos acontecimientos y llévate al Cielo el cariño de todos nosotros sin que olvides que te has ganado aquí, entre tus vecinos, el cariño, el respeto y el reconocimiento nuestro por todo lo que hacías y por el amor a nuestro pueblo.
Tu fuiste la artífice de que tus hijos Jandro, Mario y Marta sean tan buena gente, tan cordiales y tan volcados con todo el mundo siempre. Tú les enseñaste a eso y a mucho mas, pues ayudaste junto con Fernando a construirles unos cimientos donde han apoyado todas las virtudes que les habéis enseñado.
Nosotros nos ocuparemos de recordar siempre a tus nietas que su abuela fue una mujer excepcional y si de esta manera María y Rocío se parecen un poco a ti estáte segura que serán muy buenas personas.

Recuerdo a tío Pedro

De las últimas veces que viniste a la Vega con tu amigo Edgar recuerdo una frase que me dijiste cuando te estuve enseñando los terrenos que habíamos comprado para hacer una piscina: "Qué se yo si la veré terminada". Tú no dudabas de mí, de si era o no capaz de hacer la piscina, dudabas de ti, de si tu salud te iba a permitir vivir mucho tiempo para ver la piscina construída. Tenías miedo de que te repitiera el infarto y te tuvieras que ir de este mundo sin avisar, así callado, como eras tú siempre, sin molestar a los demás, sin dar que haceres ni pejigueras, ni a tus hermanos ni a tus sobrinos.
Ese silencio tuyo y esa manera de no molestar y esa sospecha que tu tenías de que pronto Cristo te indicaría el camino de la puerta del Cielo nos mantenía muy alerta, por eso no dejábamos de llamarte y por eso no tardamos en preocuparnos cuando tu móvil nos salía apagado. ¡Si tu nunca apagabas el móvil! Era tu vía de comunicación cuando estabas en Alicante y era ese maldito aparato desde el que nos llamabas a uno y a otro sin querer, solo con los movimientos del telefonillo en tu chaqueta y ya podíamos dar voces al contestar: ¡Tío, tío! Que tu estabas a lo tuyo y oíamos tus conversaciones con la cajera del supermercado, con el camarero del bar o la tele del salón. Había que colgar, nos habías llamado sin querer, pero tus sobrinos estábamos felices pues sabíamos que estabas bien.
¡Y luego la comunión de Diego y Marta: Qué feliz día pasamos junto a ti todos los sobrinos y cómo estabas de orgulloso de estar acompañado por nosotros!
Ahora que te has ido tío Pedro, seguimos estando tan orgullosos de ti, de como eras de genial, de estar siempre con esos chispazos de humor que nos hacían reir y de tu carácter afable y tu buena disposición para servirnos en lo que te pidiéramos.
¡Eras un genio pintando! Muy habilidoso, hacendoso, con tu casa siempre limpia y arreglada, vistiendo elegante como ninguno, pero lo mas destacable era tu familiaridad y cercanía a los tuyos.
No se si sabremos estar sin ti, pero desde luego que estarás presente en todas nuestras celebraciones y eternamente en nuestra memoria. Te juro tío, y lo verás desde el cielo que haremos la piscina, así que pinta desde ahí arriba, con los pinceles de nuestro amor y la pintura de nuestro cariño, el cuadro mas bonito de tu colección: un autorretrato para que nos sirva de modelo y todos podamos ser como tu eras.

Un hombre valiente

Así podemos calificar a Alfredo, o Alfredo padre, como le conocemos para diferenciarle de su hijo Alfredo, tan valiente como él.
Y es que Alfredo es un hombre muy valiente y sabe que la mejor lucha contra la enfermedad es el trabajo, el tesón, la dedicación y el contacto con la naturaleza.
Es maravilloso verle madrugar para ponerse al frente de las labores y echar su mirada al campo, pues esta actitud le da la vida y las fuerzas para vencer sus males.
Alfredo es un hombre respetable y ha demostrado toda su vida que es un luchador y que esas luchas las gana, por lo que resulta muy positivo y agradable verle tan valiente y señorial como siempre ha sido: una persona muy digna ejemplo para sus hijos, lleno de conocimientos y sabiéndolos poner en práctica, resultando ser un maestro en su oficio y una persona muy capaz, ejemplo a imitar por su valía y su constancia.
Es una felicidad tenerle entre nosotros. ¡Mucho ánimo Alfredo!

Gari vuelve a la Vega

Terminado su periplo insular Gari vuelve a la Vega para disfrutar del buen tiempo en su casita.
Dará gusto verla en estos meses de verano barriendo su puerta para que todo esté limpio y decente
Encantados de volver a tenerla entre nosotros, la vendrán muy bien estos aires para coger fuerzas y poder pasar el próximo invierno en Canarias.

Jesús y Mª Jesús en su nuevo domicilio

¡Da gusto verlos siempre juntos! Tras la operación de la cadera de Mª Jesús continúa poco a poco recuperándose para volver a andar y poder seguir con sus paseos siempre de la mano de su inseparable Jesús.
La entrañable pareja disfruta ahora de las atenciones que tanto se merecen por parte de sus cuidadores y están tan felices juntos como siempre han estado.

Maruja sigue su lenta recuperación

Desde aquí elevamos nuestros deseos para que Maruja se ponga buena y supere de una vez tan penosa enfermedad que la mantiene tan limitada.
Con el mas cordial cariño la enviamos nuestros mejores deseos para su pronta recuperación.
Deseamos que Marta tenga muchas fuerzas y sea capaz de cuidar muy bien a su madre, como solo ella sabe hacerlo.

Isabel sale con éxito de su delicada operación

Nuestra amiga Isabel se ha sometido a una delicada operación de las arterias del hígado, lo que la estaba provocando una enfermedad muy molesta que la restaba calidad de vida.
Isabel mejora considerablemente de su enfermedad tras la operación, lo que nos ha llenado de alegría y deseamos que esté pronto entre nosotros.
Su tesón, fuerza de voluntad y ganas de luchar por la vida han ayudado al éxito de la operación y su recuperación está siendo muy buena.
A Isabel la queremos mucho y su alegría y simpatía se echa de menos cuando nos cruzábamos con ella por las calles de la Vega y nunca le faltaba un saludo, una sonrisa y buenas palabras para los demás.

Despedimos a Poli

El final del mes de enero nos ha traído la tristeza de la despedida de Poli. Dios le ha llamado porque tiene mucho que enseñar en el Cielo. Desde allí podrá trasladar sus conocimientos a todos los que somos aprendices de un oficio tan noble como la agricultura. Porque Poli sabía tanto en el manejo de la ciencia agrícola como en su vida, medir los tiempos, ser prudente, comedido y hacer de la práctica agrícola un noble tratado de amabilidad, cumplimiento del deber y responsabilidad ante el cargo que empeñaba en la Cooperativa del Campo.
Tenía Poli muchas virtudes, pendiente de los suyos y responsable con lo que hacía. De sus actos y aficiones se desprendía que era un hombre favorable en la entrega a los demás. Ha puesto a disposición de todos su tiempo para dirigir la Cooperativa, su amabilidad para que todos estuvieran conformes, su sabiduría para hacer de las labores agrícolas una empresa eficaz y su altruismo sabiendo donar tiempo y recursos personales a los demás.
Pero hay algo mas de lo que nos deja huérfanos Poli, y es su carácter amable en todo momento y su forma de transmitir el cariño cuando se mantenía una conversación con él, pues de sus palabras y sus razonamientos certeros, no solo se adivinaba que era un buen hombre, sino que además era una excelente persona cuyo trato era deseado por todos.
¡Qué bien ha sabido transmitir la herencia en valores que le dejaron sus padres! De esto ya sabíamos algo los que conocemos a su hermana Juliana, pues ella también es partícipe de esta herencia. Y sus hijos Mario y Javi, han sabido captar eso que se les transmitía, lo mejor que un padre puede dejar a sus hijos, el respeto y el cariño hacia los demás, sean familiares, hermanos o conocidos, por eso sus hijos hacen esto perfectamente. Pero al sufrimiento que nos causa su pérdida hay que sumar el dolor de la ausencia que la marcha de Poli produce a Maribel, su esposa, que ha sabido estar siempre junto a su marido, a su altura y siendo capaces de construir la familia que son merecedora de todo el cariño que les profesamos.
A Poli no le olvidaremos nunca, pues son de esos que pasan por la vida dejando huella y que han presumido, como no podía ser de otra forma, de ser un Veguero formidable, amante de su tierra y de sus tradiciones, perfecto valedor de la herencia de sus padres en cuanto al oficio y el amor a la agricultura se refiere y en cuanto a la cercanía que mantenía con sus vecinos.
No nos podemos olvidar de Poli, ni nos olvidaremos, pues gente como él y lo ha demostrado en su comportamiento en la vida, es la que se necesita como referencia para los que aquí quedamos y que podemos presumir de haber sido sus amigos.
Poli ha sido primero buen padre de familia, buena persona, buen trabajador, buen gerente y por tanto buen merecedor de nuestro reconocimiento:
Lo mucho que has hecho por Vega de Santa María te lo debemos todos. Con nuestras oraciones y nuestro recuerdo sabremos pagártelo.

A Pacita

Hoy Pacita, nos hemos despedido de ti, pues ayer nos llegaba la noticia que no esperábamos: que dejabas tu presencia en la tierra para estar con nosotros desde el cielo.
Y nuestro corazón se encoge y la angustia nos embarga porque te vas Pacita, dejando una ausencia muy grande, que procuramos llenar con tus recuerdos, de esas palabras siempre dulces, de tu rostro amable, de esa simpatía natural con la que daba gusto mantener una conversación contigo y con tu esposo, Daniel, siempre a tu lado. Y tu siempre al lado suyo.
Duele tu ausencia y duele mucho porque eres muy buena, afable y amigable, muy familiar, siempre respetuosa, siempre cariñosa y con unos fuertes valores que has sabido transmitir perfectamente a tus hijos.
Hace daño saber que ya no estás con nosotros, que ahora la vida sin ti será un poco menos alegre. Pero también sabemos que vas a cuidar mucho desde ahí arriba de tu marido, de tus hijos Julio y Fran, de Montse y de tu nieta Carlota, que ha sabido perfectamente recibir la herencia de la alegría, la simpatía y la afabilidad de su abuela.
¡Qué daño Pacita tu ausencia! Sabemos lo que has luchado y como has vivido tu sufrimiento procurando que los mas cercanos a ti no se angustiaran.
Apenados quedamos todos los que te queremos y déjame que te escriba como homenaje a tu recuerdo estas líneas que son fruto del cariño y la devoción que te tenemos los que tanto apreciamos a ti y a tu familia.

Decimos adiós a Mari Tere

El pasado 15 de julio nos dejaba desde León Mari Tere.
El fin de la enfermedad viene como tantas otras veces con el adiós definitivo.
Mari Tere ha tenido en estos cuatro años de terrible enfermedad a su hija Maribel y a su marido Leonardo muy cerca, volcados constantemente con ella, dándola la asistencia que precisaba, el cariño que merecía y la compañía que tanto se agradece cuando estás postrado en una cama de hospital. El dolor de la enfermedad de Mari Tere ha servido para tener a la familia unida y para que pudiera sentir de primera mano, como eramos muchos los que la queríamos y que nos hemos sumado al enorme cariño que le ha demostrado su familia.
Aquí en la Vega echaremos de menos siempre y mantendremos vivo el recuerdo de Mari Tere y seguiremos poniéndonos alegres cuando volvamos a ver venir a su marido Leonardo, que visita su pueblo, a su hija Maribel, que nos dejara momentos de risa y alegría infantil cuando compartíamos de niños nuestra vida y nuestros juegos de infancia. Y su nieta Alba, que era un bebé cuando respiró estos aires por primera vez en su vida y hoy tiene aquí el recuerdo vivo de sus gentes, amigos de sus abuelos, que la quieren y la acogen como demostración del amor y la amistad que han tenido siempre a su familia.
Adiós Mari Tere, aquí nos dejas con tu recuerdo y con el cariño que te profesamos. Cuando estés ahí arriba dile al Dios Supremo que nos eche una mano, que mire por nuestro pueblo y no deje abandonadas a estas gentes que tanto lo necesitan. Adiós Mari Tere, te ofrecemos una oración que es lo que mas a mano tenemos.

Pedro actualiza su salud

El bueno de Pedro está ingresado en el hospital para conseguir mejorar su estado físico que no acaba de rematar. Parece ser que hacen falta los médicos para que Pedro termine de ponerse bueno dado que, los éxitos en Europa de su Real Madrid, no son suficientes para que tenga una salud óptima.
Ponte bueno Pedro, que te queremos aquí y nos haces mucha falta.

Un ángel llamado Mari Fe

Han bastado unas pocas décadas de tu vida para que dejaras unas imágenes imborrables y unos recuerdos vivos de nuestra infancia compartida, de nuestra juventud y de tu estancia entre nosotros.
A tus 48 años nos dejas Mari Fe, para irte a otro lugar mejor, al cielo, pues en la tierra y tu lo sabías, no hay rincón mejor que este nuestro, donde compartimos los juegos de nuestra infancia y donde vivieron nuestros antepasados. No podremos olvidar nunca tu sonrisa, que no había chiquilla mas alegre, ni jovenzuela mas simpática en Vega de Santa María. A nadie le faltó nunca una palabra tuya. A todos trastaste con cariño y con respeto, con enorme simpatía y haciendo gala de un saber estar, que sin duda aprendiste de tus padres y de tus hermanos.
Te vas en la juventud madura, pero dejas aquí a mucha gente que te quiere y ese es el mejor barómetro de cómo ha sido tu vida: repartiendo cariño y gratitud a todos por igual y dedicando una sincera sonrisa y mucho cariño a todos cuantos te conocimos y compartimos tiempo contigo.
El dolor de la ausencia de los mas cercanos es porque te dejaste querer mucho y al marcharte tu ausencia hace daño. Te hemos conocido Mari Fe, cercana y entregada a todos los que te rodeaban y has puesto siempre tus valores humanos y ese servicio a los demás por encima de cualquier otra minucia, por eso tu ausencia duele, aunque sabemos que ahora estás en un sitio mejor, de la mano de tu madre y cuidando de todos nosotros.
Échanos una mano desde arriba y protege a los jóvenes de tu pueblo, que ahora no tendrán la suerte de compartir momentos como los compartimos nosotros contigo en el bar de tus padres o en los juegos de la plaza.
Dejas muchos amigos fruto del cariño que repartiste aquí abajo y estamos seguros que te vas tan pronto por ser tan buena. Dios te quiere a su lado porque necesita gente como tú, es decir, a los mejores de la tierra.

Maruja, cúrate

Maruja ha vuelto a ser operada y desde aquí hacemos votos para que llegue pronto su recuperación y vuelva a tener toda la vitalidad que siempre la ha caracterizado. Mientras sus nietas esperan alegres el regreso de Maruja, sus hijos siguen pendientes de que su madre se ponga buena y todos los que la queremos deseamos que pronto esté entre nosotros.

Homenaje a Don Tomás

Pincha en este enlace

¡Qué guapa está Rocío!

La pequeña Rocío ha dado mucha alegría y sonrisas a todo el barrio y por extensión a todo el pueblo. Da gusto verla siempre sonriendo y corriendo detrás de su abuela cuando va a visitarla.
La pequeña Rocío, tan guapa como su hermana María, pone ilusión y felicidad en todos los que la conocemos y sobre todo en su abuela Maruja, que ahora tiene que operarse y que con la fuerza de sus nietas saldrá adelante todo muy bien.

Nos deja Guadalupe

Otra vez estamos de luto en Vega de Santa María, porque nos ha dejado Guadalupe Fernández. El día 28 de octubre, con 94 años, nos dejó Guadalupe. Su ausencia nos ha producido mucho dolor. Guadalupe era una mujer cercana, cariñosa y muy querida por todos.
A su deterioro físico, no se le ha sumado el mental, pues nos dice adiós con toda la lucidez de una persona cabal e inteligente como era Guadalupe y eso lo ha demostrado constantemente a lo largo de su vida y la prueba la tenemos en como ha sabido educar a sus hijas, pues estas, bien pueden agradecer a sus padres ser como son, respetuosas con la gente y con todos, cordiales y dotadas de una educación donde sus padres han tenido mucho que ver.
Guadalupe se va, dejando aquí una huella imborrable de lo que ha sido su vida y prolongando sus hijas y sus sobrinos ese saber estar y ese respeto del que bien pueden presumir.
Guadalupe ha sido un ejemplo para todos sus vecinos y su ausencia nos duele, si bien, tenemos la esperanza que desde el cielo nos echará una mano, pues necesitamos que se acuerden de nosotros, sobre todo aquellos que fueron tan buenos.
Descansa en paz.

Gari se va a Canarias

Como cada año y esquivando el duro invierno, tía Gari ha viajado a Canarias donde la esperan unas temperaturas mas cálidas y la calidez de su otro hijo.
Se hace raro pasear la calle del Pez sin verla barrer la puerta de la calle y se la echa de menos a la hora de ir a misa.
Ya falta menos para que venga otra vez de nuevo y mientras tanto deseamos que se lo pase allí muy bien.

Muere Doña Antonia Barroso

La que fuera médica de la Vega, doña Antonia Barroso, ha fallecido este mes de octubre al no poder superar la terrible enfermedad que padecía.
Doña Antonia dejó muy buen recuerdo en Vega de Santa María y era muy apreciada entre nosotros, tanto por el buen trato que dispensaba, como por su sabiduría y sus aciertos en curar nuestras enfermedades.
En nuestros corazones un sentimiento de dolor y nuestro acompañamiento a su hijo y su familia.

Lola arregla su casa

La calle El Pez quedará un poco mas bonita cuando terminen las obras que están realizándose en la casa de Lola. El zócalo de la fachada está quedando precioso y la casa va a tomar un nuevo aspecto cuando terminen las obras. Seguro que quedará muy bonita y vistosa, dándole al barrio el carácter señorial que merece y que no podía ser menos con los buenos vecinos que tiene.

Vega de Santa MariaVega de Santa Maria

Se nos fue Paco

A causado mucha pena ver como la enfermedad se iba apoderando de nuestro vecino Paco. Su progresivo deterioro parecía que iba en descenso y que empezaba su recuperación, pero Dios hoy, tres de octubre, se le ha llevado a su destino final poniendo a prueba a su familia.
Sus hijos han tenido un comportamiento ejemplar, dedicando todo su tiempo a su padre, todo el tiempo que tuvieran libre para estar al lado de Paco, para que no estuviera solo, para ayudar a su madre. Eso dice mucho de ellos, de los buenas personas que son y de como han estado cuando se les ha necesitado. Paco se puede ir tranquilo porque deja aquí, en la Vega, la esencia de un hombre bueno, dedicado a los demás y al servicio público, volcado con su gente y estando siempre al servicio de los demás. Eso es lo que han aprendido sus hijos, eso es lo que él les ha enseñado y bien que lo han demostrado en los últimos días de su padre.
A su familia desde aquí, les mandamos un abrazo cariñoso y a Paco le tendremos presente en nuestras oraciones.

Paco, ponte bueno

Nuestro vecino Paco está en el hospital recuperándose e intentando recobrar la salud. Desde aquí hacemos votos para que se ponga bueno y pronto esté con nosotros.

Dolorosa despedida la de Laura

Laura nos dejó el pasado día 11 de julio de la forma mas repentina e inesperada que podíamos imaginar. Se fue en silencio, tranquila, sin sufrimiento y sin dar incomodidades a su familia. Laura nos deja haciendo que los veranos sean menos atractivos al carecer de su presencia.
Una mujer que todavía tenía nucho que decir y que amaba a su pueblo y lo manifestaba cada vez que podía: era la primera en aparecer en la foto del verano y estaba siempre dispuesta a apoyar cualquier iniciativa que llevara el nombre de su pueblo.
Ahora desde el cielo, sentimos como nos apoya, como su bondadosa mirada nos proteje y nos cobija, aunque su ausencia se note mas al quedar el canto de la puerta de la calle Santa María vacío como han quedado los corazones de aquellos que la queríamos.
Simón, Laurita y Conchi sabrán mantener viva la llama del recuerdo de su esposa y madre que nunca podrá apagarse en Vega de Santa María.

Para que Maruja recupere la salud

La estancia de Maruja en el hospital, aunque prolongada, está haciéndonos ver cuanto necesitamos de ella y como la echamos de menos. Deseosos de que recupere pronto la salud, hacemos votos para verla pasear por las calles, verla en la iglesia y regocijarnos con ese espíritu de alegría y buen ánimo permanente que siempre tiene, así como la buena sensación que nos transmite con sus palabras de cariño cuando hablamos con ella y la felicidad que irradia su cara siempre sonriente.
Maruja, ponte buena que aquí haces mucha falta y los que te queremos deseamos que estés compartiendo con nosotros tu presencia en este bonito pueblo al que tanto quieres.

Feliz recuperación para Jandro

La intervención quirúrgica que le habían recomendado a Jandro ha salido perfectamente y ya está recuperándose en casa. La mejor medicina que tiene para su recuperación es pasear por nuestras calles y estar llevando el tratamiento muy adecuadamente.
Jandro muestra sin pudor la enorme cicatriz de su abdomen que da cuenta de lo seria que ha sido su intervención, pero como no le falta el buen humor y la alegría que siempre demuestra así como la cercanía que tiene con sus vecinos va sumando a su favor para tener una buena recuperación de la salud.
Desde estas páginas hacemos votos para que Jandro se ponga bueno lo antes posible y podamos echar unas risas como siempre hemos hecho.

Ya vuelve tía Gari

El periodo de vacaciones de Doña Margarita en las Islas Canarias toca a su fin y a nosotros ahora nos correponde disfrutar de su presencia en este periodo estival, donde suele disfrutar sus veranos.
Tia Gari viene para San Isidro y una alegría que podamso disfrutar de su presencia entre nosotros.

Maite, ponte buena

En estos días de mediados de enero han intervenido quirurgicamente a Maite. Su recuperación es muy buena y pronto estará entre nosotros pues nos hace mucha falta. Maite tiene mucho ánimo, todo ha salido muy bien y seguro que ha estado muy bien acompañada por nuestras oraciones. Maite es muy fuerte y con la compañía de sus hijos y nietos, y sobre todo con la fuerza que la da su bisnieta Martina, estará muy pronto recuperada.

Nos deja Caridad

El pasado lunes 21 de noviembre nos dejó Caridad y el martes sus restos mortales regresaron a Vega de Santa María para descansar eternamente.
Cari fue una mujer muy luchadora, trabajadora y vecina ejemplar a la que muchas generaciones le debemos mucho por habernos dado estando al frente del bar y del comercio que regentaba muchos ratos del poco ocio que se podía encontrar en el pueblo en aquel tiempo.
En su comercio compramos muchos los primeros cromos, vestimos la camiseta de un equipo de fútbol aunque esta fuera de plástico. Nos compramos las pipas o el vaso de gaseosa a una peseta, aprendimos a jugar a las cartas, encontramos refugio entre la estufa, alternamos con cervezas, con los primeros cubatas y así fuimos pasando la vida hasta que, con sus años cerró el establecimiento.
Mientras habíamos jugado con sus hijos, hoy apenados y esperanzados por reunirse con ella en el cielo algún día. A su puerta nos reunimos en la infancia y en la juventud y su figura de mujer cordial estuvo presente en cada uno de los que hemos hecho de Vega de Santa María nuestra historia personal.
Caridad nos deja y en agradecimiento a su familia y en memoria de ella la tendremos presente en nuestras oraciones y les mandamos nuestras condolencias.

Bienvenida Martina

La pequeña Martina ya está entre nosotros. Es la mejor noticia del año en nuestro pueblo. La niña y la madre están muy bien. Martina es muy guapa y la pasea su padre con mucho orgullo por las calles de la Vega.

Lucía ya está en casa

Una vez que ha pasado la operación, Lucía ya está en casa totalmente recuperada.

Efi, ponte buena

Nuestro recuerdo mas cariñoso para Efi, para que se ponga buena y podamos disfrutar pronto de su compañía.

Se nos fue Edelmiro

El domingo, al salir de misa, se nos quedó el corazón encogido con la noticia que aunque esperada, no por ello es menos dolorosa: Edelmiro nos dejaba para mirar al pueblo que tanto quería desde el cielo.
Eran 85 años de estar entregado a los demás, de hacer favores y poner a disposición de todos su persona, su tiempo y sus cosas. Rebosaba en el el amor a su pueblo y quería estar aquí. Hasta el momento de su muerte pidió volver a su casa, a su pueblo y con sus amistades.
Ahora desde el cielo celebrará con nosotros estas fiestas que quedarán un poco mas vacías sin su presencia.
¡Hasta siempre, PISTOLO!
En nuestro recuerdo vivirás con nosotros y en la memoria de este pueblo permanecerás eternamente.

Un adiós muy doloroso

Los fines de semana, los veranos, ya no serán nunca los que eran porque ya no estará Eusebio. Las fiestas ya nos serán tan alegres ni divertidas. Su sentido de comunidad, de amor a este pueblo y a sus gentes no pasan desapercibidos ahora que nos toca su ausencia. Eusebio nos deja y el dolor y la angustia nos invade profundamente, no solo porque se ha ido uno de los nuestros, sino porque su presencia dejaba huella donde estaba. No podemos olvidar los campeonatos de calva en las fiestas, donde había siempre un único y reconocido ganador ¡El mas hábil de todos! Un campeón que ahora tiene el cielo y que al irse nos deja un vacío muy grande. Como olvidar también esa fotografía del toro de la Vega, donde Eusebio encabezaba el primero, en el punto mas alto a todos los vegueros de buena voluntad. Imposible olvidar también ese manojo de palomas o gorriones cobrados con la escopeta de perdigones, donde su habilidad con la piedra de la calva se traslada a su puntería y eficacia con la escopeta, para hacer sus paseos mas divertidos.
¡Y como quería a su familia! Trabajando siempre para que sus hijos y nietos tuvieran un sitio de recreo, colocando una preciosa piscina para hacer su casa y el pueblo atractivo a todos los suyos.
Se fabricó un juego de la rana y creó miles de cosas de las que estaba orgulloso y nos hacía partícipes a los que le teníamos admiración.
Con la ausencia de Eusebio nace una flor permanente en nuestro recuerdo, que sin duda año tras año regaremos para que florezca sana y fuerte y no la podamos olvidar nunca.
¡Hasta siempre amigo!

PAULINA YA TIENE FACEBOOK

La poni Paulina ya tiene su página de facebook y puedes obsequiarle con un “me gusta” y … ella te regala un paseo muy lindo. https://www.facebook.com/ponypaulina

SEIS AÑOS DE MAMEN EN EL BAR

Seis años yamamen

Seis años de felicidad y servicio en el bar de la Vega. Mamen cumple seis años al frente del bar de la Vega. Es un período en el que ha demostrado con creces y sobrada solvencia que ha sabido dar buen servicio y felicidad a todos sus clientes.
El buen hacer de Mamen ha servido para que Vega de Santa María tenga un bar de calidad, donde nadie se va insatisfecho, donde todos quedan contentos por el buen servicio y la atención recibida
El bar de Mamen, en Vega de Santa María, además de un establecimiento público donde te puede tomar un café o un refresco, es una oficina de información y turismo, donde el viajero, es tratado con una buena acogida, orientado en sus necesidades y servido como si fuera uno mas de los nuestros.
Es el bar, además de refugio de los que buscan ocio, un lugar de referencia para todos aquellos que necesitan de la Vega: carteros y mensajeros buscando información para entregar sus pedidos, visitantes y comerciales que quieren vender sus productos, turistas que preguntan por las casas rurales. Son todos ellos los que encuentran en Mamen la primera referencia de como son las gentes de este pueblo, al ser atendidos con simpatía, amabilidad y cordialidad.
Nadie sale descontento del bar de la Vega. Siempre está cuando se le necesita y como detalle, apuntamos que también busca la suerte para los demás cuando pone a disposición de todo el mundo los décimos de la lotería que se ha convertido en un referente de la buena suerte y del mejor azar.
No hay evento deportivo televisado que no signifique una agradable reunión de aficionados, que van a disfrutar de lo lindo viendo ganar a su equipo cantando los goles con un sabor especial.
Seis años ya y nos hemos acostumbrado a no poder vivir sin el bar echando de menos las ausencias en los días de descanso. Se hace imprescindible la terraza en verano, se echa de menos las tertulias animadas, las partidas de cartas, buenas conversaciones donde solo los bienintencionados tienen cabida y buena aceptación.
Seis años que han pasado volando por lo bien que hemos sido tratados todos los clientes.

SALUD PARA DANIEL

El susto de las fiestas nos lo dio la apendicitis de Daniel que le ha sorprendido cuando más tranquilo estaba y de la que se está recuperando muy bien.
Nuestros mejores deseos y nuestras oraciones para que se ponga bueno y esté pronto entre nosotros.

ADIOS A JOSE

José nos deja. Un halo de amargura queda en nuestras gargantas y una angustía permanente se apodera de nosostros cuando pensamos que no volveremos a verle en esta tierra. ¡Tan jóven! ¡Tan dinámico! y queriendo tanto a este pueblo, donde pensaba venir al jubilarse... Se nos queda el alma sobrecogida con su ausencia y llena nuestra memoria con sus recuerdos.

Jose se nos va y sólo el nacimiento tan esperado de su nieto, puede poner una alegría en tanto padecimiento. Cuando creímos que había superado la enfermedad, el mazazo de la terrible noticia nos descolocó, pero la esperanza de que en el cielo estará siempre protegiendonos, nos da ánimos para seguir en estas faenas.

Adios Jose. Tus amigos te recordarán siempre con tus periodicos diarios, tu bufanda del Atleti y en otro orden más superior, tu Mari Cruz y tu Nuria... y todos tus amigos

Algo falta sin tia Matilde.

La calle Santa María, La Vega, Ávila... ¡Algo falta! Este mundo está incompleto sin tía Matilde.

Nos ha dejado la mujer más buena que hemos conocido y lo ha echo convirtiendo su sufrimiento en silencio y uniendo en el dolor a todos los que mucho la queríamos.

Tía Mati se ha ido de nuestro lado pero no nuestro recuerdo. Desde aquí, desde estas páginas que tanto la gustaban que se las leyeran, la dedicamos el mejor homenaje que sabemos: La calle de Sayaka, aquel reportaje que sirvió para poner de manifiesto como era vivir en la Vega y qué fácil era ser vecinos de esta mujer excepcional..

Tia Gari en Canarias

El archipielago acoge cada invierno a Gari que pasa el frío castellano con su hijo en tierras tan cálidas. Aquí ya la chamos de menos y cada vez que las hojas de los árboles caen, barremos su puerta como hacía ella a diario para que la calle El Pez tenga la limpieza y la alegría que siempre tuvo.

Los que viven en Madrid

Muchos de los vecinos de la Vega que tienen en Madrid su residencia, esperan que el invierno pase pronto para volver a esta tierra y desde este espacio les mandamos un saludo muy cordial y un fuerte abrazo. A todos ellos les recomendamos la lectura en el salón de su casa del libro de cuentos de la Vega o de este sitio web qu les informará de las cosas importants qu pasan en el pueblo y de las deficiencias que tiene ant la inoperancia de sus responsables municipales.

Cuentos de Vega de Santa María, Otras historias de mi pueblo.

El segundo libro de Cuentos de la Vega está en marcha y posiblemente para Semana Santa verá la luz. En el mismo estilo que el primero, este libro pondrá en conocimiento de los lectores otras historias que a modo de cuento pasaron, seguramente o no, en Vega de Santa María.

Esta vez separadas de la publicación los poemas y poesías de la Vega, está en estudio si una nueva publicación de poesías será el tercer libro del mismo autor.

Un loco suelto

Parece que habla sólo y que va en sus cosas inmerso, un personaje que ha aparecido en la Vega paseando por las calles. No es peligroso pero sí incomprensible su actitud.

Dicen que es un bonachón muy inteligente que se ha ido de la cabeza o un arrepentido de vivir que ha prolongado su existencia en una nueva criatura que aún está en el vientre de una mujer o una víctima del desamor que ha elegido esta bendita tierra nuestra para olvidar su pena. Sea como fuere, tiene cara, nombre y cuerpo, pero no se le ve y sólo se le oye... ¡estemos atentos!

 

Boda de Virginia.

Josué sabe muy bien que se ha llevado a Sanchidrián una joya de la Vega que es Virginia. La boda se celebró en el Ayuntamiento de la Vega por la mañana y por la tarde el banquete fue en la carpa de Navares donde los invitados se dieron cita para homenajear a los nuevos esposos.

Los padres y padrinos recibieron la enhorabuena y las felicitaciones de todos los congregados y de cuantos les queremos. El banquete fue magnífico y de primera categoría, donde todos salieron muy contentos, si bien lo más destacado de la ceremonia fue la espledorosa imagen de la novia, cuya belleza destacó sobre el precioso diseño del traje.

Si Virginia iba guapísima, no le rezagaba Tere, su madre que estaba muy elegante y bien vestida.

El novio dejó los nervios en Mercadona a precio de oferta y según los presentes, hizo muy buen papel, siempre pendiente de la novia y de sus familiares y amigos.

La celebración de la ceremonia se prolongó hasta altas horas y no faltaron ni los vivas a los novios ni que corriera la bebida.

Muy orgullosos los padres pueden estar de tener unos hijos que ahora se unen en matrimonio y que esperamos que les den muchos nietos.

 

 

Bautizo de Sofía

El sábado 30 de agosto a las 7 de la tarde, la Vega se ha vestido de fiesta para bautizar a la más jóven de sus ciudadanos. Sofía recibía el bautismo y congregaba en esta fiesta cristiana a muchos de sus vecinos y amigos de la familia.

La iglesia de Allá se engalanó para recibir a la pequeña y recordano los mejores episodios de nuestra historia, se celebró la más bonita fiesta que pueda haber en una localidad.

Los padres y abuelos recibieron la enhorabuena de todos los allí congregados y a continuación un espléndido banquete sirvió de regocijo para todos en el edificio multiusos que se prolongó hasta muy entrada la noche.

¡Enhorabuena a todos!

 

Una flor llamada Sofía

Abril nos ha traído una flor que sus padres Miguel y Eva han llamado Sofía.

La niña es un bebé precioso, grande, fuerte, llena de vida y de ganas de ser feliz que se refleja en una hermosa piel morena como su papá y unos expresivos ojos negros como su mamá.

Todos los vecinos esperaban con ansia que Sofía llegara a este mundo y que las noticias del alumbramiento fueran buenas y el día primero de abril se celebró que la madre y la niña estuvieran perfectamente.

Sofía ya pasea por las calles de su pueblo con sus padres y todos la quieren, no faltan palabras de cariño para una niña tan bonita.

 

 

Despedimos a Goya

Goya nos dejó el pasado día 26 del mes de marzo. Tenía 81 años y pasó esta última etapa de su vida en una residencia de ancianos. Siempre en la Vega, quería como nadie a este pueblo donde nació y vivió y al que sirvió durante algún tiempo como alguacila.

Muy querida por todos, la recordaremos siempre dominando su falta de visión y desenvolviéndose con soltura por las calles y reconociendo a sus vecinos con los que mantenía siempre un trato muy cordial.

Imposible olvidar desde aquí, tantos momentos compartidos, su poderosa memoria que refrescaba las letras de las canciones del pueblo, de la iglesia del colegio.

Goya era referente de una época pasada, leyenda viva de un pueblo que recuerda a sus antepasados con cariño y les devuelve con respeto, tanto como le han dado. Una generación que poco a poco nos va dejando y de la que tenemos mucho que aprender.

Los niños primero

A María y a Alba, las niñas más pequeñas de la Vega, las tenemos que poner aquí en un pedestal. La razón es por tener más sensibilidad que nadie y reconocer que la poni "Paulina", el torito bravo y ahora la cigüeña, son sus atracciones preferidas de la Vega. También por no callar estas sensaciones y dar la pista de que debemos embellecer el pueblo para ellas y para todos los que saben hacerse niños.

Pruden con nosotros

Da muchísima alegría volver a ver a Pruden entre nosotros, después de que se curara de su caída y ya esté perfectamente.

Uno másde los nuestros, que se le ha echado de menos.

¡Bienvenido Mario!

Enhorabuena a Víctor y Bea que han sido padres por segunda vez. Otro veguero para felicitar en nuestro calendario.

Los abuelos Mariano y Tere, están muy felices ante la llegada a la vida de un niño tan hermoso, que con su venida, enjuga las lágrimas dolorosas de otras pérdidas importantes.

En la madrugada del domingo 19 de enero, llegó la buena noticia de que el niño y la madre tras el alumbramiento, estaban bien. Pronto veremos a los pequeños de esta familia, correteando feliz en la plaza o en las calles de nuestro pueblo que falta hace que se renueve la alegría de la infancia.

Horacio nos deja ..............................pincha para ir a NUESTRO HOMENAJE

Con enorme dolor despedimos a Horacio que repentinamente nos dejó el 16 de enero. La noticia nos encogía el corazón y producía enorme consternación. En el sepelio, un gran número de amigos acompañaron a la familia para la última despedida, si bien su recuerdo siempre vivirá entre nosotros. Una emotiva ceremonia en la homilía del domingo 19 acercó a sus amigos a su familia que rindieros ese homaje en la que fuera su parroquía. Él estará siempre entre nosotros y en nuestra memoria.

Los mejores deseos de que Pruden se recupere

Hacemos votos para que Pruden se recupere de su caída y se ponga pronto bueno. Un cariñoso recuerdo para él y que sepa que se le echa mucho de menos entre nosotros.

Deseamos que tenga mucho ánimo que eso es lo fundamental para recuperarse.

 

Enhorabuena Virginia Tere y Virginia

Agosto de 2014, es la fecha señalada para que contraiga matrimonio la más guapa chica de la Vega.

Virginia se casa. Vivirá en Sanchidrián sin olvidar un sólo momento a su pueblo.

¡Enhorabuena para toda la familia!

¿Que tiene Sanchidrán?

Sanchidrián no es extraño a los chicos de la Vega, pues son muchos los que residen allí al haber contraido matrimonio con jóvenes de allí, en los últimos años. Tras Vidal, se fueron Juan Antonio, Pedro, Maribel y ahora Virginia.

En otras condiciones y con más interés en hacer de la Vega un pueblo más atractivo, con casas para vivir, con parcelas para cosntruir y preocupándose por no tener tantar ruinas y más mercado inmobiliario, dentro de un pueblo más cuidado, tal ves las cosas hubieran cambiado. Esas deficiencias están apuntadas en el debe de unos gobernantes que han retrasado la evolución del pueblo en todos los sentidos, en más de treinta años.

Pepe cambia de aires.

Los aires morañegos no le son extraños a Pepe, que trabajara muchos años en la zona donde va a residir ahora, en el pueblo de Crespos. Pronto, en verano, estrá de nuevo entre nosotros para compartir las fiestas y volver a vernos.

Le mandamos en mejor de nuestros recuerdos y deseos de que lo pase bien.

 

Descansa entre nosotros Justo Jiménez

En las vísperas de Todos los Santos, ha fallecido Justo Jiménez, un hombre que siempre llevó su pueblo en el pensamiento. Por todos querido y siempre recordado, Justo ha venido a descansar su cuerpo en Vega de Santa María. En Madrid ha dejado el recuerdo de su trabajo y dedicación laboral, en el pueblo su niñez y nacimiento, en la eternidad nos espera seguro, ese buen hombre que siempre ha sido Justo.

A toda su familia nuestro pesar y la seguridad que siempre le tendremos presente en nuestras oraciones.

Matilde, ponte buena

Tia Mati está luchando pacientemente contra la enfermedad y sus esfuerzos han dado los primeros frutos, pues está muy guapa y llena de ánimos, deseano volver a su casa y dejar el hospital. Matilde va poco a poco recuperando la salud y llenando de alegría nuestros deseos que no son otros de que esté pronto en casa y pueda volver a la Vega a descansar en su casita, rodeada de sus nietos, hijas y yernos, que constituyen un buen bagaje de virtudes de las que puede presumir.

Deseamos mucha suerte y que tenga muchos ánimos para que disfrute lo máximo de los suyos y no olvide que nos hace mucha falta.

*******************************************************************************************************************************

Enhorabuena Benjamín

La mejor noticia de esta temporada nos la ha dado nuestro amigo Benjamín que va a contraer matrimonio próximamente. Aquí no se le olvida y nos aprovechamos de su buena nueva para alegrarnos con él.

Benjamín es de esas personas que, como su familia, merecen mucho la pena. Ha heredado de sus padres y abuelos, la afición y devoción por el trahbajo bien hecho y por eso no debe extrañar que triunfe en todos los órdenes de la vida.

Para él y su novia, su familia y para la familia de su futura mujer, nuestros mejores deseos para el nuevo estado y que esa unión sea bendecida con muchos hijos que no podrán tener mejores padres.

Enhorabuena!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Otro santo en el cilo: Rita

El 4 de julio nos ha dejado Rita. Ya tenemos con ella otro Santo en el cielo, ya tenemos a quien invocar pues estamos seguros de allá arriba no nos va a olvidar y que estará pendiente de nosotros. Ha muerto una de nuestras mejores personas, una de las nuestras, de las más cercanas y de quien podemos decir que personaliza mejor la bondad y ha hecho gala de ella en todo el recorrido por su vida. Allí en el cielo, Rita, es otro baluarte que colocamos para que nos cuide y proteja a todos.

Cadela una más

Tan pequeña y tan guapa y sus padres y padrinos presentándola en la Iglesia para el bautismo... parece que los niños dan vida y que el pueblo despierta cuando nos sorprende un bello acontecimiento como este.

Ánimo Eusebio.

Muchos ánimos para Eusebio que le esperamos como cada vación enredando entre nosotros, disfrutando de su pueblo y su familia, de sus hijos y sus nietos. Desde aquí le deseamos mejoría en su padecimiento y que sea capaz de superar la enfermedad que nos consta, otros dificiles retos ha superado.

Feliz recuperación Teresa.

Ha pasado por el quirófano nuestra vecina Teresa Gómez. La intervención ha sido sobre la cadera que la permitirá aliviar sus dolores. Ya la tenemos entre nosostros recuperandose y poco a poco se restablecerá totalmente. Para ello hacemos votos y la deseamos que los dolores iniciales de esta operación, se conviertan en preludio de días felices y pueda muy pronto participar en los actos de Semana Santa, que no se imaginan sin su colaboración y presencia. para ello rezamos y la trasmitimos nuestros mejores deseos.

 

Por siempre te recordaremos.

Dijimos adiós a Pedro Martín, que nos espera en esa otra dimensión que es el cielo y su ausencia nos produce el dolor lógico que angustia y atenaza, que se retuerce en las gargantas de todos cuantos le hemos conocido y le teníamos cariño y afecto.

Llegarán las fiestas y echaremos de menos la interpretación perfecta de sus poesías... aún no siendo eso lo más importante de ese gran actor.

Llegarán días de verano y el bullicio en su casa, de sus nietos correteando por las mañanas y tardes, de las reuniones de familia y amigos por las noches, en su corral de comedias en que se había convertido en patio de su casa, será motivo de añoranza.

Todos le echaremos de menos y al no tener su presencia, nos daremos cuenta de cuanto le estimábamos y le queríamos. Ahí nos queda María, su mujer, Esperanza, Pedro, Carlos y Beatriz, que ya se ocuparan de que no quede huérfana su casa, ni que su recuerdo se borre nunca de nuestra memoria.

No puedo por menos que particularizar el recuerdo de Pedro en mi persona, cuando construyendo la casa rural, cada mañana coincidíamos entre ladrillos, cemento y mangueras de regar, compartiendo conversación a través de una tapia: Yo no olvidaré nunca, Pedro, cuando te solicitaba María, cuando te llamaba y acudías con tal presteza a su lado para atender su solicitud, que dejabas manga de riego, escoba de barrer o cualquier útil, para estar enseguida a su lado. ¡Admirable compromiso el tuyo! Eso hace más profunda la yaga de tu ausencia y florece más el dolor al estar lejos de los que tanto te necesitan. Pero ahí queda tu ejemplo y el camino marcado para que todos tomemos la trayectoria correcta. Gracias por tu enseñanza Pedro. ¡Aquí no se te olvida!

Mandamos un abrazo a Canarias

Llegada la fiesta de Santa Inés, nuestra patrona, mucho nos acordamos de los que están fuera. Como cada invierno, Margarita se va Canarias con su hijo Toñito a diefrutar de su compañia y del clima más suave. Aunque la imaginación y el pensamiento de la madre y el hijo, están más con nosotros, que lo bueno que pueda suceder allí, desde aquí se les recuerda y se les echa de menos.

Margarita y Toñito, saben que les recordamos mucho y que les queremos más, por lo que con estas lóneas les adjuntamos en más fuerte abrozo y mejores deseos, para que pasen fuera muy bien, la fiesta de su pueblo y honren a Santa Inés, que seguro les echará una mano cuando lo necesiten.

 

María cumple un añito

Es la niña más joven. la más guapa, la más simpática y la más querida ¡y bien que lo sabe ella! María ve, con sus ojitos inocentes, este pueblo que la ha visto nacer y la quiere mucho. Pero esos ojitos miran también con picardía a todos sus admitadores y sabe que la dan permiso para que haga lo que la venga en gana... porque para eso es la que mada en la Vega desde l 28 de dicembre de 2011.. ¡Felicidades María!

 

¡Es todo bondad!

Don Ramón, el sacerdote, ha llegado a la Vega con ilusión suficiente como para contagiar a los fieles la alegría que tiene un acontecimiento nuevo. Muchas espectativas teniamos algunos de que quien viniera fuera un hombre cercano y que se dejara querer. Este nuevo cura tiene como principal característica que es muy bueno. Lo dicen sus conocidos y su cara no engaña.

¡Qué ganas de conocer a alguien con carisma! Ramón viene con ganas de hacer cosas y los parroquianos de la Vega están deseando que les quieran. No tendrá Ramón un pueblo más fiel y entregado que este nuestro. Ahí tiene los juncos. A ver si hace un buen cesto.

Recordado con cariño

Un bonito homenaje escrito por Santos González Jiménez en la "Nueva España" en memoria de Pedro Ignacio Jiménez

En Brasil, donde me encuentro participando en un congreso internacional de mi especialidad, me llega un sms que me hiela el corazón. Acaba de fallecer Pedro Ignacio Jiménez, presidente del Colegio de Aparejadores, mi primo. Las numerosas horas de vuelo que me distancian de Asturias me impiden acompañarle en sus últimos momentos, y bien que lo siento.
Pedro Ignacio ha sido fundamentalmente un hombre bueno, querido y respetado por todos. Pero hoy quiero resaltar algo clave en mi vida. A él, y a mi otro primo Octavio Gallego Jiménez, debemos mi familia y yo el vínculo de décadas con Asturias. La raíz estuvo en el espíritu emprendedor de su padre Jesús, que abandonó su Vega de Santa María (Ávila) natal e inició la aventura asturiana, primero como secretario del Ayuntamiento de Boal, donde nació Pedro, y después emprendiendo un exitoso negocio de construcción en Oviedo, que después continuaría Pedro Ignacio con el apoyo del querido primo Octavio, presidente del Colegio de Administradores de Fincas Urbanas, y que nos dejó también hace poco. Asturias y Castilla unidas una vez más.
Jesús nos dejó pronto por un fatal accidente de tráfico en el fatídico paso a nivel de Olmedo. Y fue Pedro quien asumió toda la responsabilidad de la empresa, así como la presidencia del Colegio de Aparejadores durante los últimos 15 años. Y siempre en silencio, como los grandes hombres.
Luchó y remó como nadie en un mundo nada fácil. Y todos nos sentíamos orgullosos de él. Por eso va a dejar un vacío difícil de llenar para los que siempre tuvimos, en esta querida Asturias, el ejemplo de unos castellanos tenaces, luchadores y austeros. Personas que abandonaron una tierra empobrecida para encontrar, pasando el Pajares, una nueva vida y con ella dar cauce a ese espíritu emprendedor que siempre ha caracterizado a la familia Jiménez, a la que me siento orgulloso de pertenecer.
Descansa en paz, querido Pedro. Un fuerte abrazo, unido en el dolor, para Loli, su esposa, y sus cuatro hijos.

Aureliano Muñoz Vázquez,hijo adoptivo de Santo Domingo de las Posadas

¡Cuanto dolor...!

Despedimos al joven Alonso con consternación. La noticia nos dejaba helados y a la mente venía el sufrimiento de las familias por la terrible ausencia. Alonso ¡tan joven! con toda la vida por delante, mirará a la Vega ahora desde lo alto, desde ese sitio que queda reservado a las personas buenas, desde donde se nos ve y desde donde se nos protege. Y lo hará con el cariño de ver casas y calles por donde creció, corrió y jugó con sus amigos de la infancia.

Se nos va Alonso, pero no del todo, porque su familia es consciente de los muchos amigos que deja y a las personas se las mide por la cantidad de amigos aquí abajo. Y él y su familia tenian muchos. Ahora lloramos que no está, paladeamos y regustamos nuestros recuerdos vividos con él: Pero para los que pensamos que su presencia entre nosotros es real pero no visible, mientras llega el consuelo para su familia, nos agarramos al recuerdo como alivio y solicitamos que no se vayan nunca esas imagenes que están en nuestra cabeza.

Por eso sólo decimos adios a su cuerpo, nunca a su amistad, no renunciaeremos a la historia compartida ni a la memoria donde siempre estará vivo.

 

UNA CADERA DE ESTAÑO

Yo creo que no es de estaño la cadera que han puesto a Luci de prótesis. Debe ser de otro material, pues si sino se la hubieran arreglado sus hijos.

Si nos ponemos a contar, ya son muchos los vecinos de la Vega que llevan protesis de cadera.. Luis, Virgilio, etcétera.... ¿encerrará esto de ser tantos algún secreto? En la lista de espera, Teresa y otros... La operaión es curiosa: te quietan hueso, te lo ponen metálico y al dia siguiente ya estás andando. A Luci la duele mucho por las noches... debe ser por epidural. Cuando el dolor se pase y la recuperación total llegue, estamos seguros que el camino de la dehesa se quedará de nuevo corto para coger tanto paseo. ¡A recuperase!

 

CUANDO NACIÓ MARÍA

María, la hija de Mario y de Raquel, es la más joven de las vegueras. Hará un añito en diciembre caundo se acabe el 2012. Cuando ella nació, muchos pensamos que era una alegría para todos, pues siempre lo es la llegada de un nuevo ser. Lo que no imaginabamos es que con menos de un año, nos enamorara a todos. Si a todos: es pectacular ver como se paran las conversaciones, las discusiones, los chistes o chacarrillos cuando María sale de casa de su abuela Maruja y se va a pasear en el cochecito enpujada por su mamá o por sus tios y abuela... sea quien sea, todo se para para dedicarla a la niña una mirada, una sonrisa o un gesto cariñoso, que es inmediatmente correspondido po María. La simpatía de Raquél y la bonanza de Mario, se han conjurado para que nuestra pequeña, que nos tiene a todos enamorados, esté dotada de la más bonita de las sonrisas del mundo y nos alegre con sólo verla.

A nadie le extrañe que el mundo de la Vega se paralice cuando ella pasa. Ya sabiamos desde que nació María lo que iba a pasar.

ADIOS ANTONIO

Casi un mes hemos tenido para acostumbrarnos a su ausencia. ¡Qué bien ha sabido hacer las cosas! Aún sin que su familia se acotumbre a su muerte, aún sabiendo que el dolor es inevitable por la falta y el hueco irrellenable que deja, el timpo transcurrido en el hospital, nos ha servido de se advertencia: que estuvieramos tranquilos, que él cuidadará de nosotros desde ariba.

Ya no sólo su mujer e hijos le echarán de menos, ni siquera sus perros preferidos, hermanados perfectamente con sus costumbres. Ahora en un camino que queda huerfano, es un paraje que se dahabita, son unas calles que no le verán pasear.. es un pueblo, en definitiva, que le echará de menos, al marcharse un hombre bueno, fiel a sus ideas, recto en su actitud, firme en sus convicciones, leal a sus costumbres.

La pérdida es mucha si miramos con los ojos de lo material. Pero ganamos en tener un alma favorable en el cielo, un pedestal donde apoyar nuestras rodillas del alma para pedir consejo a la sabiduría, un apoyo firme donde asentar nuestras ideas. Una herencia, la del recuerdo, que es historia como tantas, de nuestros antepasados, de nuestros mayores ejemplares, de nuestros modelos de comportamiento que nos enseñaron el camino del que no debemos salir. Elemplo de sus hijos, maestro de cuantos admirabamos su filosofía de vida, su modelo de comportamiento, sus vivencias y costumbres, siempre respetadas y justificadas poniendo a la raón como guia.

Ahí queda tu mujer: llena de tu amor hasta el último minuto. Mostrado a cada instante, demostardo en cada gesto... ¡hombre y marido como niguno!

Ahí quedan tus hijos: Como un arado de dos surcos has labrado la tierra de su futuro y del fruto puedes estar orgulloso... ¡padre y ejemplo como ninguno!

Aquí los que te queremos: desaciendo el nudo de la garganta, enjugando las lágrimas y aprendiendo tu ejemplo de que la lucha siempre sirve para algo.

Adios Antonio, eslabón de una saga de honbres sabios y buenos, que no dejes desde el cielo que se rompa nunca.

 

LAS PROCESIONES DE SEMANA SANTA AHORA SON MÁS CONCURRIDAS

Las procesiones de estos últimos años, han visto como aumentaban su aforo con bastante gente. Los palos de los pasos han tenido sus pretendientes tan organizados como siempre y los romances han sonado muy bien entre los grupos de hombres que cantaban contestándose. A la historia pasaron los carros que no llegarona estrenarse...

 

En Vega de Santa María conocemos y hemos conocido a personas que han significado mucho en el desarollo de las tradiciones y que forman parte del bagaje cultural de nuestro pueblo.

Ellos con sus aportaciones particulares, por su forma de ser, o simplemente por sus opiniones, historias y hechos en determinados momentos, merecen nuestro reconocimiento y nuestro aplauso.

A ellos va dedicada esta sección.

Para que tú puedas mostrar el reconocimiento y colabores con la dirección de esta Revista digital, puedes mandar los datos biográficos de aquellas personas que consideres. Puedes contarnos sus hechos, sus anecdotas. puedes hacer que todos los recuerden, si consideras que medrecen estar aquí.

Así todos podremos conocer un poco más a nuestros vecinos y amigos, los que están y los que nos dejaron... para recordarlos siempre.

 

Tere y Virginia Tere y Virginia

 

La nieta de VíctorEn homenaje a nuestro amigo Víctor, una foto de familia

 

 

| Política de Privacidad | Contacto | ©2005-2017 Acove